Mar. Jul 7th, 2020

LaLiga | Rufete encara su segundo mercado de enero crucial

LaLiga | Rufete encara su segundo mercado de enero crucial 1


El Espanyol deberá cambiar su cara no solo con la contratación de Abelardo Fernández, sino con el movimiento de jugadores. A falta de concretar las operaciones y de hablar con el nuevo entrenador más a fondo, la idea de la dirección deportiva es traer a tres o cuatro jugadores que se amolden al sistema de juego del asturiano y que mejoren el nivel, mientras que al mismo tiempo se puede dar alguna baja.

No será la primera vez que Rufete, director de Fútbol Profesional, tenga que acometer un mercado tan frenético, aunque quizás en este caso sí será más trascendental que el que tuvo con el Valencia en 2014. Por aquel entonces, el mánager deportivo cogió a un Valencia inmerso en la zona media baja de la tabla y en Europa League, con unas sensaciones pésimas y un ambiente enrarecido por el cambio en la dirección del club.

Escudo/Bandera Espanyol

Rufete renovó la plantilla. Priorizó dar salida a jugadores que no estaban rindiendo. Así, Dorlan Pabón, Hélder Postiga, Andrés Guardado, Ever Banega, Sergio Canales y el francés Adil Rami se fueron traspasados o cedidos. El cambio en el banquillo, Juan Antonio Pizzi por Miroslav Djukic, ayudó a hacer la transición acorde a un cambio estructural. Rufete esperó hasta última hora de mercado para fichar a varios jugadores. Llegaron seis: Eduardo Vargas, Vinicius Araújo, Seydou Keita, Philippe Senderos y Nico Otamendi, aunque este último tuvo que irse a jugar a Brasil ya que el cupo de extracomunitarios estaba completo. Rubén Vezo, que estaba entrenándose con el grupo ya desde hacía semanas, también se incorporó. Jugadores como Paco Alcácer, que no contaba con el anterior técnico, cogieron un papel protagonista.

El equipo, antes de la llegada de esos jugadores, era décimo y estaba clasificado para los dieciseisavos de final de la Europa League. Acabó el curso en octava posición y eliminado en las semifinales europeas a causa de un gol del Sevilla en el añadido. Una ligera mejoría que evitó que el Valencia deambulara en la segunda vuelta del curso.

La temporada anterior, ya con Rufete como director del Fútbol Profesional y al mando de las operaciones junto a Óscar Perarnau, el Espanyol fue activo en el mercado de invierno. Se consiguió vender a Leo Baptistao al Wuhan Zall chino, mientras que gracias a ello aterrizó en el club perico el chino Wu Lei, quien firmó hasta diciembre de 2020. También hubo dos operaciones más, en este caso bastante fallidas. Los jugadores del Benfica Alfa Semedo y Facundo Ferreyra llegaron cedidos. Por otro lado, Gonzalo Ávila, Pipa, se fue cedido al Nàstic.



Fuente: As.com