Mar. Jul 7th, 2020

Premier League: revolución en transmisiones radio y TV sin público | Premier League

Premier League: revolución en transmisiones radio y TV sin público | Premier League 1



Premier League: revolución en transmisiones radio y TV sin público | Premier League 2

El fútbol es un espectáculo cien por ciento televisivo. Queda dicho, para evitar los rodeos. Por eso en la Premier League, antes que escuchar las quejas de jugadores que temen por su salud en el regreso, oyen fuerte y claro el reclamo de los dueños de los derechos y su necesidad de llevar a la pantalla, cueste lo que cueste, los 9 partidos pendientes de la temporada. 

SKY SPORTS y BT Sport son las voces cantantes ahora que se habla de regresar en junio, probablemente el 12, si se autorizan los entrenamientos y el avance del coronavirus covid-19 lo permiten.

Pero ellos, que saben mucho de televisión y de espectáculos, anticipan que no volverán como antes pues la pandemia obligará a cambios radicales en las transmisiones de los partidos, ante la certeza de un regreso sin público en las tribunas.

Los jefes de los clubes lo saben, entienden que es la manera de evitarse reembolsos por más de 1.000 millones de libras esterlinas a los canales y casi 800 a medios de radiodifusión -sin contar posibles compensaciones de hasta 300 millones por estos meses sin competencia- y por eso están dispuestos a sacrificar lo más preciado que tienen los entrenadores y sus plantillas: la privacidad.

La revolución en las pantallas

Los realizadores temen que el público se aleje del espectáculo ante la imposibilidad de ir a las tribunas y por eso pretende llevarles el show a la sala de la casa. ¿Cómo?

La apuesta es por invadir todos los espacios que hasta ahora eran casi sagrados: los camerinos, los tableros para las charlas técnicas, los túneles, los autobuses, las concentraciones: toda la ‘tras-escena’.

Sky Sports y BT Sport quieren cámaras transmitiendo en vivo desde los vestuarios de ambos equipos y en el túnel, para que los fanáticos puedan ver lo que sucede antes y después de la acción en el campo.

Pero no solo eso: también podrán escuchar cada conversación y la charla técnica de primera mano, el tipo de cosas que estaban prohibidas para el personal ajeno al equipo.

Y hay más: esperan transmitir el audio desde las áreas técnicas, considerando que sin fanáticos se escucharán de manera nítica -y amplificada- los gritos de los entrenadores en la raya y, claro, los de los jugadores en el campo.

Habría cámaras y micrófonos durante los calentamientos y en el interior de los banquillos, con lo cual cada chiste y cada crítica llegará a miles de espectadores sin filtro.

Y para aquellos que no son muy simpáticos con los periodistas, una mala noticia: a las entrevistas previas y posteriores al partido se sumaría una ronda de medios en el intermedio, para que cuenten cómo va el juego y qué vale la pena hacer para el complemento. Al que no quiere caldo…

A ese plan deberían acogerse no solo los jugadores sino también los entrenadores, lo que los canales consideran fundamental para mantener la atención de la audiencia en el intermedio.

Hay que reconocer que los partidos se acumularán por culpa de la suspensión y se hará necesario hacer de las transmisiones un producto muy novedoso para que la gente se conecte en casa. El cambio puede ser una hoja de ruta para otros canales encargados de transmitir torneos en el mundo… el show debe continuar, es cierto, pero el precio lo pagarán los protagonistas.



Fuente: Futbolred